Resumen de Caperucita en Manhattan: Encuentra aquí todo lo que debes conocer

La caperucita en Manhattan es en cierta forma una versión moderna de la caperucita de nuestra infancia pero tendrá diferencias.

Por ello le invitamos a seguir leyendo y descubrirá todas las diferencias e incluso información de la autora.

leer mas rapido cover

DESCARGA GRATIS 10 TÉCNICAS Y EJERCICIOS PARA LEER 100 VECES MÁS RÁPIDO

1

Resumen corto de Caperucita en Manhattan

Sara Allen es una niña de Brooklyn que admira la isla de Manhattan. Allí va cada sábado, con su madre, a llevarle una tarta de fresa a su abuela.

Sin embargo, Sara tiene el deseo de llegar a esa isla por sí misma y un día decide embarcarse sola en la aventura.

Es así como conoce a la extraña Miss Lunatic y al Señor Wolf, personajes con los que casualmente se cruzará, pero que harán que ese recorrido adquiera muchísima más importancia.

Al toparnos por primera vez con el título de esta novela, uno se pregunta si encontrará entre sus páginas a todos esos personajes del tradicional cuento

Y sin duda, lo hará. Sin embargo, Martín Gaite va más allá y nos ofrece una historia totalmente nueva, en la que sus protagonistas adquieren tonos mucho más suaves y en la que la ferocidad sólo se da en esos pequeños mensajes que la escritora nos va dejando a lo largo del texto, para que nos sirvan en nuestro propio camino.

Mas

Así, Martín Gaite nos presenta a una Caperucita (Sara Allen) que ansía la libertad y que se atreve a desafiar cualquier norma cuando sale a buscarla por sí misma. Sin embargo, en ningún momento se nos ocurre reprenderla, porque sabemos que hemos de darle una oportunidad a sus sueños.

Y es justo entonces cuando aparece Miss Lunatic, el personaje que no tiene referente alguno en el popular cuento, pero que es pieza esencial en esta obra.

Miss Lunatic se podría decir que es la voz misma de la escritora, la que dará pequeños y sabios consejos a nuestra Caperucita: una señora mayor que se pasea por las calles y a la que todo el mundo saluda, pero a la que nadie conoce realmente (¿nos suena de algo este mensaje?) y aquella que guiará a Sara en el momento en que más lo necesita

Pero eso sí, dándole siempre mucha independencia, porque como ella misma dice: «Me limito a señalar caminos que se cruzan y a dejar a la gente en libertad para que elija el que quiera».3

Y por último, aparece en escena el señor Wolf, que lejos de ser un lobo feroz, es un gran empresario que carece de las cosas más básicas, porque ya se sabe que el dinero no siempre lo da todo.

Casualmente, Sara le ofrecerá los elementos para el cambio y el señor Wolf decidirá tomarlos, permitiendo así establecer nuevas prioridades en su vida.

Destaca, sobre todo, el final abierto de la historia. Sara logrará su sueño, pero conocerá un secreto que le llevará a perseguir una libertad absoluta.

Un final que no nos deja tristes, ni preocupados, sino que da todavía más alas a la historia, la eleva a fábula.

Mas

Se podría decir pues que la de Caperucita en Manhattan es una historia que hace de la palabra libertad un arte, que enseña, que transporta personajes de cuento al mundo real y que nos hace partícipes de sus contradicciones, sus anhelos, sus retos…

Y es de ese modo como conseguimos extraer mucha sabiduría. Y todo ello, siempre acompañados de una voz que nos ofrece mucho afecto. La de Martín Gaite, es ante todo una escritura cercana.

Autor

Carmen [segunda hija de José Martín López (Valladolid, 1885) y María Gaite Veloso (Orense, 1894), que habían contraído matrimonio en 1923] nació el 8 de diciembre de 1925 en la primera planta del número 3 de la plaza de los Bandos (Salamanca), edificio hoy demolido. Sus padres se habían conocido en Salamanca, en la que José Martín ejercía como notario.2

Sus abuelos maternos eran de Orense y su madre también nació en esta provincia.

Su abuelo había sido catedrático de Geografía y su tío abuelo fue fundador del Ateneo de Orense, director y editor del periódico El Orensano. La familia solía pasar todos los veranos en una finca que tenían sus abuelos maternos en San Lorenzo de Piñor (Barbadás), a cinco kilómetros de Orense.

Estos viajes fueron la base de su vinculación con Galicia y su interés por la cultura de la tierra, que sirve de escenario a alguna de sus obras como Las ataduras y Retahílas.

En su infancia no acudió a ningún colegio ya que José Martín, de ideas liberales, no deseaba que fuera educada en una institución religiosa, por lo que recibió clases de profesores particulares y de su padre, gran aficionado a la historia y la literatura, que ejerció como iniciador de Carmen y su hermana Ana en estas disciplinas.

El comienzo de la Guerra Civil Española impidió a Carmen cursar el bachillerato en el Instituto-Escuela de Madrid, como ya había hecho su hermana Ana, por lo que tuvo que realizar sus estudios de segunda enseñanza en el Instituto Femenino de su ciudad natal, cuyo ambiente reflejaría más tarde en su novela Entre visillos.

Allí tuvo como profesores a Rafael Lapesa y Salvador Fernández Ramírez, dos futuros miembros de la Real Academia Española que marcaron su vocación literaria.

Universidad

En 1943, inició sus estudios de Filosofía y Letras en la Universidad de Salamanca, donde tuvo como profesores a Francisco Maldonado, Antonio Tovar, Manuel García Calvo y Alonso Zamora Vicente. En el primer curso coincidió con Ignacio Aldecoa y Agustín García Calvo, en esos años colaboró en la revista Trabajos y días, donde aparecieron sus primeros poemas. También se interesó por el teatro y participó como actriz en varias obras. Durante el verano del 1946, permaneció becada en la Universidad de Coímbra, en la que afianzó su interés por la cultura galaico-portuguesa.

Parque del Retiro de Madrid.

En verano de 1948, tras terminar su licenciatura en la rama de Filología Románica, fue becada para ampliar estudios en el extranjero, en el Collège International de Cannes.

Allí perfecciona el idioma francés, se inicia en la literatura francesa contemporánea y conoce un tipo de sociedad más abierta y cosmopolita. Ese mismo año, al volver de Francia se trasladó a Madrid con la intención de preparar su tesis doctoral sobre los cancioneros galaico-portugueses durante el siglo XIII, que no llegaría a concluir.

En Madrid se reencuentra con Ignacio Aldecoa, que la introduce en el círculo literario de algunos de los componentes de la llamada Generación del 50.

Entre los que se encontraban Medardo Fraile, Alfonso Sastre, Mayrata O’Wisiedo, Jesús Fernández Santos, Rafael Sánchez Ferlosio, Josefina Rodríguez Álvarez y Carlos Edmundo de Ory.

Carrera literaria

Poco a poco su proyecto de la tesis doctoral se fue diluyendo y ganó peso su dedicación a la literatura. Publicaba cuentos y artículos en revistas y trabajó durante un tiempo haciendo fichas para un diccionario de la Real Academia Española

Trabajó también como profesora en un colegio femenino y como empleada de la notaría de su padre que se había trasladado a Madrid.

En 1953 comenzó a colaborar con la revista literaria Revista Española, y en el mes de octubre contrajo matrimonio con el también escritor Rafael Sánchez Ferlosio, al que había conocido a su llegada a la capital, en 1950.

Tras la boda, el matrimonio pasa unos meses en Roma, en casa de los abuelos maternos de Sánchez Ferlosio, además de visitar otras ciudades italianas como Nápoles, Florencia y Venecia. Este periodo italiano le llevó a contactar con la literatura contemporánea de ese país; entre sus principales influencia destacan Cesare Pavese, Italo Svevo y Natalia Ginzburg.

En octubre de 1954 nació su primer hijo, Miguel, que falleció de meningitis en mayo del año siguiente, con solo 7 meses de edad. Su hija Marta nació en 1956. Carmen Martín Gaite se separaría de Sánchez Ferlosio catorce años más tarde, en 1970, para irse a vivir con su hija Marta, quien murió en 1985 a la edad de 29 años víctima del sida, enfermedad que contrajo al inyectarse heroína con agujas infectadas de este virus.

En la primavera de 1954 obtuvo el Premio Café Gijón por su novela corta El balneario. Su consolidación como novelista llegó con el Premio Nadal que obtuvo en enero de 1957 por su primera novela larga, Entre visillos. La segunda fue Ritmo lento, que quedó finalista del premio Biblioteca Breve de Narrativa de 1962.

Cultivó también la literatura juvenil, especialmente en alguno de sus cuentos («El castillo de las tres murallas», 1981, o «El pastel del diablo», 1985) y en su novela Caperucita en Manhattan (1990).

Mas

Recibió en 1988, el Premio Príncipe de Asturias de las Letras y fue, en 1978, la primera mujer en obtener el Premio Nacional de Literatura por su obra El cuarto de atrás, galardón que volvió a recibir en 1994 por el conjunto de su obra.

Tenía la costumbre de poner punto final a sus libros en una habitación de un lujoso hotel madrileño, que reservaba cuando intuía que estaba a punto de dar por terminada una obra

Hizo también crítica literaria, especialmente en Diario 16, y colaboró en los guiones de series para Televisión Española como Santa Teresa de Jesús (1982) y Celia (1989)

Serie infantil basada en los cuentos de la escritora madrileña Elena Fortún (1886-1952), de la que se declaró gran seguidora. Tradujo Madame Bovary, Cumbres borrascosas, Jane Eyre y obras de Primo Levi, Virginia Woolf y Natalia Ginzburg.

En los años 1990 publicó dos novelas que fueron grandes éxitos de crítica y público, Lo raro es vivir en 1997 e Irse de casa en 1998.

Mas

Desde su llegada a Madrid, vivió siempre en el barrio del Retiro, por donde le gustaba pasear. En 2000 se le diagnosticó el cáncer que acabó con su vida el 23 de julio.

Años después, el 27 de mayo de 2019 falleció en Villalba (Madrid) su hermana Ana María, que hizo las veces de albacea, custodia y memoria de la obra de Carmen. De hecho, en 2016 puso en marcha el Premio de Narrativa Carmen Martín Gaite, para evitar el posible olvido que podría pesar sobre Carmen y sus contemporáneos de la generación de los 50.

También creó en la casa familiar de El Boalo un Centro de Estudios de Carmen Martín Gaite, donde se encuentran la biblioteca, el archivo y los muebles y objetos que Carmen tenía en Madrid. Allí reposan los restos de ambas hermanas.

Esperamos que este artículo le haya sido de utilidad para conocer esta bonita historia que es bastante similar a la historia tradicional.

leer mas rapido cover

DESCARGA GRATIS 10 TÉCNICAS Y EJERCICIOS PARA LEER 100 VECES MÁS RÁPIDO


También puedes ver cualquiera de estos resúmenes que tenemos en nuestra web:

Resumen de Papá piernas largas

Resumen de Papá piernas largas

En este artículo le estaremos dando información acerca de la novela Papá piernas largas, desde un breve análisis hasta una…

Resumen de Los ríos profundos

Resumen de Los ríos profundos

Esta obra es nombrada, como el mejor trabajo literario, presentado por el novelista José Arguedas. Incluyo fracciones de su vida…

Resumen de Amadis de gaula

Resumen de Amadis de gaula

Amadis de Gaula es una de las obras literarias más representativas de los años 1500, escrita por Garci Rodríguez de…